En el vibrante escenario del Gimnasio Nacional, su nombramiento desató un torrente de emociones, y el público, reflejando el orgullo nacional, la ovacionó con entusiasmo, y es que, Isabella García-Manzo ha marcado un hito impresionante para El Salvador en Miss Universo, ya que, luego de una espera de 27 años, Isabella logró asegurar con gracia y mérito propio un lugar destacado entre las diez finalistas.

La conmoción se extendió más allá del Gimnasio Nacional, abarcando plazas y parques, donde gracias a la iniciativa del Gobierno de El Salvador, la población pudo disfrutar de este triunfo de manera gratuita. Entre risas, lágrimas de alegría y gritos de celebración, la nación se unió para aplaudir no solo a una reina en potencia, sino a una embajadora de El Salvador que brilló con elegancia y determinación en la competencia global.

Este logro de Isabella García-Manzo no solo es un triunfo personal, sino también un motivo de celebración para El Salvador, al tener a su representante entre las diez mujeres más destacadas del universo, llevando consigo el espíritu y la belleza de la nación centroamericana ante los ojos del mundo.


Entradas similares